Noticias

Tractores Autónomos y su Relevancia en la Agricultura Moderna

La agricultura también se ha modernizado, igual que lo están haciendo una gran cantidad de sectores, aprovechando al máximo las nuevas tecnologías. Y estas son cruciales para enfrentar todos los restos a los que no enfrentamos ahora mismo, como la escasez de mano de obra o la búsqueda de prácticas agrícolas mucho más sostenibles. Uno de los grandes inventos que hemos visto en estos últimos años son los conocidos como tractores autónomos, que han revolucionado por completo la forma en la que se cultivan los campos. La automatización y la inteligencia artificial se han unido, y han creado una herramienta que cambiará nuestra forma de sembrar. ¡Sigue leyendo! 

morro de un tractor de la marca Massey Ferguson

Qué es un tractor autónomo 

La inteligencia artificial ya no es cosa del futuro, sino del presente. Y los tractores autónomos son prueba de ello. Estos vehículos son capaces de operar sin requerir la intervención humana, con una eficiencia que casi sorprende. 

Para conseguir esta autonomía, cuentan con un conjunto de cámaras y sensores que les permiten detectar el camino a seguir. Además, suelen contar también con GPS y con un software complejo que le permite cosechar con precisión. Es más, en ocasiones son mucho más eficientes que los tractores tradicionales que van operados por seres humanos. 

Estos tractores autónomos son capaces de seguir rutas ya predefinidas, así como ir ajustando su funcionamiento en tiempo real. Para eso, se basan en las condiciones del campo en ese momento, así como en el historial de trabajo que van registrando. Lo mejor de todo es que permiten realizar tareas que son muy repetitivas de una forma mucho más sencilla, y sin requerir la supervisión casi de un equipo humano. 

Cómo funciona 

En realidad, aunque pueda parecer una labor compleja, lo cierto es que el funcionamiento de estos es más sencillo de lo que pudiera parecer. 

En primer lugar, debes saber que usan sistemas de navegación y GPS de alta precisión, para así poder determinar cuál es su ubicación exacta en el campo. De esta manera, se pueden establecer rutas concretas sin que haya desviaciones demasiado elevadas. Esto es importante para la siembra, e incluso para la aplicación de fertilizantes. 

Junto a esto, también cuentan con sensores, cámaras, radares e incluso LIDAR (Light Detection and Ranking); todo esto les permite conocer su entorno de una forma mucho más precisa. Porque se va recopilando datos en tiempo real sobre la ubicación de posibles obstáculos, así como las condiciones del terreno. Además, permite detectar la presencia tanto de otros vehículos como de personas en el campo.  

Toda esta información que se va recogiendo se analiza mediante algoritmos de inteligencia artificial, puesto que así se van tomando decisiones de forma mucho más autónoma. Estos algoritmos se encargan de analizar los datos de los sensores, y van ajustando en todo momento el comportamiento del tractor. Lo mejor de todo es que son capaces de aprender de forma automáticamente de lo que van haciendo. 

Por último, debes saber que estos tractores suelen funcionar conectados a una red central que hace que se puedan supervisar cómodamente. De este modo, un humano será el que pueda manejar cualquier situación imprevista o problema que pudiera surgir. Además, esto permite que se puedan trabajar con redes de tractores autónomos. 

Ventajas 

Como podrás imaginar, este tipo de maquinaria trae consigo una gran cantidad de ventajas asociadas. Por ejemplo, una mejor eficiencia a nivel operativo. Estos tractores pueden trabajar durante periodos de tiempo muy largos, así como en cualquier tipo de condiciones climatológicas. De esta manera, lo que se consigue es terminar las tareas agrícolas en mucho menos tiempo. 

No solo eso, sino que, gracias a los sensores y a los sistemas que incorporan consigo, son muy precisos. Se pueden realizar todas las tareas agrícolas con una exactitud milimétrica, algo beneficioso tanto en la siembra como en el proceso de aplicar fertilizantes. 

Aunque la mayor ventaja es que al automatizar este tipo de tareas agrícolas, reducimos considerablemente los costes de mano de obra. Esto es especialmente interesante en aquellas zonas en las que no hay mucha mano de obra posible, puesto que los tractores autónomos podrían ser la solución perfecta. Junto a esto, también es interesante señalar que son una buena ayuda cuando se busca apostar por prácticas más sostenibles con el medioambiente. Porque permiten optimizar el uso de agua, por ejemplo. Además, son mucho más precisos a la hora de aplicar fertilizantes y pesticidas, minimizando así el desperdicio y reduciendo el impacto ambiental. 

Por último, también tienen una ventaja bastante interesante en lo que tiene que ver con la seguridad humana. Porque estos sistemas autónomos están específicamente diseñados para manejar de la forma más segura cualquier situación imprevista que pudiera surgir. 

Limitaciones 

Sí es cierto que, pese a todas las ventajas que tienen estos tractores, también cuentan con algunas limitaciones que hay que tener en cuenta: 

  1. Los costes iniciales pueden ser prohibitivos al principio, especialmente para agricultores pequeños. Porque son más caros que otros tractores convencionales, y esto supone siempre una barrera económica. 
  2. Asimismo, depende en buena medida de sistemas tecnológicos complejos, que podrían fallar. Un error en el GPS, un fallo en la conectividad, y la jornada laboral podría complicarse. Aunque hemos de señalar que esto no suele suceder. 
  3. Si el terreno es muy irregular, o complejo, puede llegar a ser complicado que los tractores autónomos funcionen bien. 

 

Aplicaciones prácticas de los tractores autónomos 

Pese a que encontremos algunos hándicaps, es innegable que estos tractores son muy útiles. No hay más que echarle un ojo a todas las aplicaciones que pueden llegar a tener: 

  • Sembrar y preparar el suelo con precisión, para así conseguir patrones de siembra concretos ya preprogramados.  
  • Cosechar de forma eficiente, cuidando al máximo la productividad y reduciendo el esfuerzo. 
  • Aplicar pesticidas, herbicidas o fertilizantes. 
  • Realizar labores de mantenimiento de cultivos, como poda o deshierbe. 
  • Recolectar datos del suelo y de la cosecha, gracias a los sensores y a los sistemas de monitorización que traen consigo. 

Sin duda, estos tractores autónomos han llegado para cambiar por completo la forma que teníamos de cultivar hasta ahora. ¡Y todo promete a que en el futuro continuarán mejorando incluso más! 

💡 ¿Conoces las marcas de tractores más importantes? (muchas de ellas fabrican tractores autónomos)